Chomsky y los 5 filtros de los medios de comunicación.

Imagen

Chomsky introduce su capítulo sobre la propaganda explicando el papel de los medios de masas como “sistema de transmisión” de la multitud de valores, códigos sociales, etc. que son necesarios para integrar a la población en una sociedad funcional con la complejidad de las sociedades modernas.

Sin embargo mostrará cómo estos medios están controlados por una minoría de población que está de hecho segregada del ciudadano medio. Si bien ya no existe una censura formal como podía ocurrir en sociedades más antiguas, esta minoría sigue velando por sus propios intereses. En la práctica, sigue existiendo una separación entre esta minoría que domina el funcionamiento de los medios de masas, y la mayoría de población que recibe a través de ellas los valores, códigos sociales, etc. que regularán su comportamiento y su integración en la sociedad. Esto da lugar a muchas contradicciones, entre las cuales podríamos citar cómo los noticiarios de los medios privados se habla de libertad de expresión cuando en realidad sirven a algún poder económico o político y aplican constantemente filtros a la noticia “real”, los datos, los hechos, hasta dejarlos listos para su publicación. Por estar “listos” se entiende adaptar el contenido crudo de la noticia hasta adaptarla los intereses que se encuentren detrás de los medios que van a difundirla.

A continuación hace un repaso cuáles son y cómo funcionan los filtros utilizados por los medios:

1) La envergadura de la concentración de propiedad.

Las grandes empresas son a su vez propietarias de los principales medios de difusión, planteando evidentes conflictos de interés. A mayor poder, mejor abastecimiento, y mayor capacidad para anular la competición de medios pequeños.

2) La publicidad como fuente principal de ingresos.

Parece un pez que se muerde la cola, son precisamente las grandes cadenas o medios escritos las que poseen un mayor patrocinio o espacio publicitario. Hay gran competencia en televisión por lograr las mayores audiencias porque suponen un mayor ingreso a nivel publicitario sin el cual los programas son inviables. Sin embargo, se deja de prestar importancia a la calidad de los programas. Los medios pequeños una vez más, se ven empobrecidos ya que apenas cuentan con publicidad y su tirada suele ser más cara por este motivo. Los medios pequeños pueden permitirse un mayor nivel de independencia, pero debido a la menor difusión que les es asequible sólo pueden alcanzar a una minoría de población y frecuentemente llegan a a desaparecer.

3) Dependencia de la información proporcionada por el gobiernos, empresas y otros órganos de poder.

Las noticias se ven filtradas una vez más por las empresas o los gobiernos. Instituciones gubernamentales como el Pentágono son fuentes de noticias “oficiales” que a su vez proporcionan legitimidad a la noticia en cuestión. El material a difundir es también sensitivo al gobierno o a las empresas.

4) Las contramedidas y correctivos disciplinarios de los medios de comunicación.

En este apartado se habla de la presión ejercida por grupos de interés sobre los medios de comunicación con el fin de controlar los contenidos difundidos. A menudo, dichos grupos de interés están respaldados por grandes recursos económicos que permiten hostigar a los medios hasta el punto que a éstos les resulta demasiado costoso defender su posición. Por ejemplo, mediante la denuncia sistemática de un programa los anunciantes publicitarios acaban por rehuirlo para evitar asociaciones negativas, y con ello abocan el programa a su desaparición.

5) El anticomunismo

Aunque más específico al contexto social de la segunda mitad del s. XX en EEUU, da una idea de la influencia de los intereses políticos y la instrumentalización de éstos por parte de empresas. Se acusa de comunistas a medios simplemente como medio para desacreditar sus contenidos, convirtiendo la asociación con ideas de izquierdas en un anatema que llega a perjudicar a los partidos socialdemócratas en lo que la difusión de información se refiere. Los diarios dirigidos a la clase obrera desaparecen poco a poco, ya que no pueden pasar por los filtros.

 

Investigación en Comunicación. La Teoría Crítica por Mauro Wolf

ESCUELA_ FRANKFURT

 

Surge de los sociólogos pertenecientes a la escuela de Frankfurt exiliados a Estados Unidos durante la II Guerra mundial. Entre ellos se cuentan Adorno, Horkheimer, Marcuse y Habermas. Abordan el problema del fracaso del proyecto Ilustrado que culmina con la Segunda Guerra Mundial. De marcada influencia marxista, la teoría crítica intenta estudiar la sociedad desde la práctica sin desvincularla de la teoría, y tratando ésta como un medio de transformación de la realidad ya que, como explica Mauro Wolf “según la teoría crítica- toda ciencia social que se reduce a mera técnica de análisis, de recogida, de clasificación de los datos “objetivos” se niega la posibilidad de verdad. Los estudios se centran en el efecto de procesos de industrialización y el capitalismo avanzado sobre las sociedades occidentales.

El autor del artículo se centra en el papel de los medios, en concreto los medios de masas y en las fuertes connotaciones negativas que presentan para los autores de la teoría crítica.

En mi opinión, la teoría crítica ha sido particularmente útil sobre todo como herramienta para intentar explicar analizar cómo los medios influyen en la sociedad y entender cómo factores que inicialmente la Ilustración creyó que iban a suponer una mejora en las condiciones de vida de la humanidad (como son la facilidad de difusión de conocimiento, etc.) no pudieron sin embargo evitar la barbarie de la primera mitad del siglo XXI. No obstante creo que resulta aún problemática la pertenencia de los autores de la escuela de Frankfurt a la élite intelectual que es heredera de la misma ilustración a partir de la cual se desarrollan los procesos de industrialización y expansión del capitalismo. Creo que los autores en cierta medida pecan de este punto de vista elitista concentrándose en la manipulación de las masas, pero no dirigen tanta atención a criticar la élite intelectual a la que pertenecen, y que inevitablemente debe tener un papel en los problemas que están analizando.

La guerra dels mons

Aquí una excelente entrada de mi compañera Aida Lesan, sobre La Guerra de los Mundos.

guerra-ok

Devien ser cap allà a les vuit de la tarda d’un 30 d’octubre de l’any 1938 (justament la vigília del dia que els Estats Units s’aixeca engalanat de carabasses per celebrar Halloween), que el jove Orson Welles junt amb deu actors i una orquestra, s’endinsava pels passadissos de la Columbia Broadcasting de Nova York per donar el tret de sortida a l’adaptació radiofònica de la novel·la del britànic H.G. Wells La guerra dels mons.

 El que va ocórrer aquella nit, ja és història. El guió d’Howard Kock –que anys més tard escriví, entre altres obres, Casablanca- narrat per Welles, van generar un fenomen fantàstic que va entrar a les llars americanes sembrant el caos i la incertesa; tot i que no es va amagar que es tractava d’una història de ficció, tan a l’inici com al final de la presentació de ràdio-teatre se’n feia menció, aquella emissió de la…

Ver la entrada original 1.012 palabras más

Stuart Hall – Codificación y descodificación en el discurso televisivo

El principal argumento del texto es que “en sociedades como la nuestra, la comunicación entre las elites que producen los contenidos audiovisuales y las audiencias constituye necesariamente una modalidad de ‘comunicación sistemáticamente distorsionada”. El autor llama la atención en primer lugar sobre la importancia de dos factores particulares dentro de la comunicación de masas, y en concreto de la televisión. Por una parte, la existencia de un lenguaje audio-visual a cuyas formas debe adaptarse el mensaje antes de poder ser transmitido, y por otro el hecho de que existen dos momentos cruciales en el proceso comunicativo, a saber, la codificación y la descodificación del mismo. Estos dos momentos además están cargados de una gran complejidad, puesto que no consisten simplemente en adaptar un suceso a las formas audiovisuales. En este momento están involucradas “las  estructuras institucionales de la radiodifusión, con sus estructuras institucionales y redes de producción, sus rutinas organizacionales e infraestructuras técnicas”. Asimismo, la recepción del mensaje forma parte en cierto modo de la producción, ya que se dan ciclos de feedback estructurados (por ejemplo, a través de la recopilación de estadísticas de audiencias que influyen posteriormente en la producción de mensajes).

A continuación explica utilizando el ejemplo del Western cómo a partir de la transmisión individual de mensajes (por ejemplo, una historia concreta en un episodio de una serie, o una película) es posible detectar la formación de un discurso televisivo. El empleo de códigos profundamente estructurados logra formar a través del tiempo un relato mitológico. Es decir, más allá de los significados denotados en los Westerns (historias concretas de violencia, etc.) se encuentra un significado connotado, en este caso el de la “historia arquetípica americana, la América de la frontera, del Oeste inmenso y sin colonizar, la `tierra virgen` aún sin ley ni orden social establecido, más cerca de la Naturaleza que de la ley y el orden”. Este tipo de discurso determina una estructura significativa que determina un conjunto reducido de significados de cada uno de los elementos que por sí mismos son polisémicos.

El auto extiende este punto a la hora de tratar en general el lenguaje televisivo, donde se puede decir que existe una gran complejidad en el nivel connotativo. Éste se encuentra determinado a su vez por lo que llama “esferas de encuadres preferentes” que permiten seleccionar significados concretos. Con “encuadres preferentes” se refiere a “conjuntos de significados: prácticas y creencias, el conocimiento cotidiano de las estructuras sociales, el ‘cómo deben funcionar las cosas desde el punto de vista práctico en esta cultura’. Ahora bien, existen distintos códigos que realizan este “mapeo” de significados. El primero sería el código dominante o hegemónico, que es el “connotado de manera literal y directa” en la transmisión del mensaje (por ejemplo en los informativos), pero existen otros como el código profesional, negociado, oposicional, etc. Para el autor, es fundamental tener en cuenta la existencia de estos diversos tipos de interpretación ya que determinan de forma crucial la cuestión de las políticas culturales que buscan transmitir y producir efectos concretos en la audiencia.

Adorno & Horkheimer: La industria cultural

La primera parte del artículo parece estar dirigida a desmentir la tesis de Durkheim acerca de la cual con el desarrollo del mundo moderno y la pérdida de importancia de la religión, se había llegado a una situación de anomia en la cual los individuos no contaban con la guía de sistemas normativos de creencias. Adorno y Horkheimer afirman que al contrario, no existe ningún “caos cultural”, y podríamos entender que esta función normativa que ya no realiza la religión ha pasado a ser dominada por la cultura: “la cultura marca hoy todo con un rasgo de semejanza. Cine, radio y revistas constituyen un sistema”. Para los autores, a pesar de su variedad el sistema cultural reafirma constantemente un único sistema de valores. “El mundo entero es conducido a través del filtro de la industria cultural”.

Aunque el desarrollo tecnológico surge inicialmente para satisfacer necesidades de la sociedad, en realidad sólo ha llevado “a la estandarización y producción en serie y ha sacrificado aquello por lo cual la lógica de la obra se diferenciaba de la lógica del sistema social”. Con ello los autores sugieren que en la cultura anterior a la industrialización, las obras podían seguir una lógica distinta a la del sistema social, y por ello la cuestionaba y abría potencial para su transformación. La formación de la industria cultural había cancelado en buena medida ese potencial, imponiendo la estandarización sobre toda la cultura, e impidiendo que funcionase como agente de transformación social. Por eso los avances técnicos que en un principio podían parecer una ventaja para la sociedad resultan ser todo lo contrario. La radio, ponen como ejemplo, hace llegar a todos la información, pero no sin antes imponer los mismos contenidos, las mismas estructuras, etc. Un segundo problema es que las condiciones técnicas de los medios de masas las hacen dependientes de grandes intereses económicos (compañías eléctricas, bancos, etc.), y por tanto facilita que acaben convirtiéndose en instrumentos a su servicio.

El engaño al que se ve sometida la sociedad consistiría en que las masas gradualmente han aprendido a desear precisamente los productos de la industria cultural que ésta les entrega, pero con ello los somete sin resistencia.

¿Qué hacen las personas con los medios?

Algunos modelos funcionalistas entienden que los medios entran en una
estructura de usos y gratificaciones, siendo empleados para estarían
satisfacer necesidades informativas, de entretenimiento, de contacto
social, de atribución de prestigio social, de formación de rituales
comunitarios, cognoscitivas, afectivas, etc.

Un problema asociado es el de determinar cuál es el papel de emisor y
receptor en la comunicación a través de los medios, principalmente en
tanto al carácter activo o pasivo del receptor.

La participación en el proceso de transmisión de un mensaje es de algun
modo activa desde ambos extremos, no sólo en el emisor, sino también en
el receptor puesto que se requiere iniciar un proceso de interpretación
actuando sobre la información recibida. Tendremos así en cuenta que al
preguntar sobre qué hacen las personas con los medios estamos hablando
de sujetos comunicativos tanto en el caso del receptor como del emisor.
A su vez, que el receptor sea un elemento activo implica que él también
hace algo

Ahora bien, cabría preguntarse si esa intervención activa en el proceso
comunicativo que realiza el receptor es consciente, racional, y de
carácter puramente individual, o por el contrario viene determinada por
otros factores como la estructura social, condicionamientos
psicológicos, etc.

Funcionalismo aplicado al Mass Media

La teoría funcionalista tiene presencia en diversos campos relacionados
con las ciencias humanas, habiéndose desarrollado principalmente dentro
de la sociología y antropología. Al contrario que otros enfoques
anteriores, la novedad que trajo el funcionalismo al estudio de las
ciencias sociales fue posponer la investigación de los orígenes de la
cultura, y concentrarse en el papel de los rasgos y prácticas
culturales dentro de las sociedades humanas. Entendían así una sociedad
como un sistema complejo donde sus instituciones, leyes, normas,
tradiciones se entienden como “órganos” de un todo.

En este sentido, Wolf explica la aplicación de la teoría funcionalista a
los medios de masas como una “visión global […] en su conjunto”, que
“tiende a explicitar las funciones desarrolladas por el sistema de
comunicaciones de masas”. Se entienden los medios no sólo como meras
herramientas supeditadas a una u otra parte de la sociedad (el gobierno,
el poder económico, etc.) sino como uno más de esos “órganos” que
se integra y juega un papel activo dentro del organismo social. El
enfoque funcionalista de los medios de masas estudia así su papel en el
mismo para entender “el funcionamiento global del sistema social y la
contribución que sus componentes (incluidos ls media) aportan a la
misma.

Todo sistema social debe hacer frente a cuatro problemas fundamentales,
que por tanto serán a su vez el foco de interés del estudio
funcionalista. Una sociedad debe generar mecanismos que buscan su propia
preservación, adaptarse al ambiente, dotar de cohesión al grupo mediante
la persecución de un fin, y por último integrar todas las partes del
sistema dentro del mismo contrarrestando las tendencias a la
disgregación.