Mauro Wolf sobre la Teoría culturológica

Imagen

En este apartado Wolf se ocupa de estudiar una teoría con mayor énfasis en los “elementos antropológicos más importantes y la relación que se instaura en ella entre el consumidor y el objeto de consumo”, y por tanto más centrada en el polo receptor de la comunicación. En esta teoría se entiende la cultura de masas en términos de sistemas, y se considera su vinculación a las determinaciones económicas propias de la sociedad de consumo. Al contrario que en el caso de la teoría hipodérmica, aquí se asume un proceso dialéctico entre medios y receptores, siguiendo las líneas de un sistema de producción y consumo cultural: los medios reciben una retroalimentación constante del público y se adaptan a ellos. Esto explica de qué forma funciona el que es uno de los rasgos propios de los medios en la cultura de masas: la obligación de conciliar la exigencia de estandarización impuesta por la lógica económica con el impulso de individualización.

En los “estudios culturales” se aborda un estudio de la comunicación tomando los productos culturales como prácticas concretas dentro de los complejos sistemas que forman las sociedades y examinando los significados y valores que emergen de ellos y se difunden en la sociedad. Un punto importante en esta corriente es que se diferencia de las teorías que establecen relaciones de control y manipulación de las clases dominantes sobre la población a través de los medios.

Otro de los modelos propuestos deja el ámbito de las ciencias sociales para tomar su principal influencia del campo de la tecnología, partiendo del trabajo de Shannon, que propone un esquema para la transmisión de información formado por una fuente y destinatario de la información, sistemas de codificación y descodificación que convierten la información en un mensaje, y por último el medio por el cual éste es transmitido. Conceptos importantes en el ámbito técnico como podrían ser el proceso de codificación y descodificación o el ruido resultan productivos al campo sociológico y son adaptados y elaborados por autores como Eco o Jakobson.

Un modelo resultante de aquí es el semiótico-informacional, donde el concepto de código juega un papel fundamental desplazando la importancia de los polos de la comunicación: no basta atender a emisor y receptor sino que introduce en en primer plano el funcionamiento de los factores semánticos de la comunicación que emergen en los procesos de codificación y descodificación. El modelo semiótico-textual refiere de forma similar al mensaje, mostrando cómo éstos no se reciben y transmiten como mensajes ya constituidos sino que tienen carácter de conjuntos de prácticas textuales y por tanto se insertan de nuevo en un contexto social.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s